lunes, 13 de mayo de 2013

Casamance II



Cuando desperté ví los inexpresivos ojos amarillos de una cabra. Aquella maldita cabra había estado toda la noche intentando acabarse los escasísimos restos de un bote de mayonesa, con el consiguiente ruido que aquello generó, recuerdo vagamente haberme levantado para espantarla, intentando a la vez no despertar a las compis de viaje que increíblemente todavía dormían; ASHA, ASHA!!Grité, palabra que en Senegal conoce todo rumiante, universal, quiere decir que si no te mueves te vas a llevar una pedrada, es lo que mejor funciona en este país sin lugar a dudas. La cabra cedió y malhumoradamente dejé el bote unos metros más lejos, funcionó. Pude seguir durmiendo en aquel suelo inesperadamente confortable.



De bien nacidos es ser agradecidos así que, tod@s desayunamos en el puesto de la bocadillera que nos había cedido su suelo. Aún en una parte diola del país, las bocadilleras seguían siendo de origen pular, estábamos como en casa, balbuceando frases en el dialecto fuuta jallon del Pular entre las risas sinceras de aquella bocadillera. Menú: Bocadillo de tortilla francesa y café tuba, un café especiado en el que hacen una pequeña isla con el azúcar. Espoleados por esa cantidad ingente de azúcar volvimos al 7-place entre risas,  después de una noche dormida en el suelo parecía extraño, pero el ánimo por la aventura que llegaba era mayor que el cansancio que todavía no acumularamos. Seguimos directos hacia Ziguinchor, atravesando controles militares, enseñando pasaporte a jovencísimos militares que apenas movían un músculo al vernos, sin vacilarnos, sin pedir sobornos, los militares y los polis senegaleses me parecieron más honrados que los gambianos¿ya estoy naturalizado en Senegal?Después de unos 4-5 controles pasados llegamos a la estación de Ziguinchor, sin que el coche se detuviera una nube de gente ya nos seguía, al salir del coche la multitud que nos esperaba, no precisamente para darnos la bienvenida, comenzó a ofrecernos de todo;guías para viajar por la zona, a pedir dinero, hoteles para alojarnos, comida, negocios, que locura!Tod@s miramos a Neus, después de casi dos años en el país esa chica tenía más respuestas que todos juntos, a pesar de ello, se encogió de hombros e hizo lo mejor que podía hacer, dejar que nos las apañaramos nosotros solos “por que me mirais, yo nunca e venido aquí” dijo sonriente. Todos eramos personas hechas y derechas, además esto no es Afganistán J. Un pequeño descanso entre 7 place y 7 place, reponer fuerzas y coger el ÚLTIMO taxi brousse que nos llevaría a nuestro primer destino Ehidje. Una pequeña isla dentro de un manglar en el Delta del río Gambia.

Víctor, un empleado del campamento donde nos quedabamos, nos esperaba sonriente en una pequeña playa donde se acumulaban tubos de construcción entre montones de conchas de ostras. Medio de transporte: Piragua motorizada!Saltamos a otro mundo, como si entraramos en una máquina del tiempo dejamos atrás; 7 places, calles desconchadas y mercados abarrotados para entrar en un manglar en silencio solo roto por el ruído del motor de la piragua, media hora en esa piragua/transportador interdimensional llegamos a una pequeña playa completamente vacía, en una isla de arena solo molestada por, nosotros, un pequeñísimo pueblo y el único hotel de la isla.

Cerveza fría, ensalada y lechón.Cerdo, cocho, porco, guarro... tiene muchos nombres, todos buenos y deliciosos. No abunda en un país donde el 95% de la población es musulmana, afortunadamente los diolas, no son musulmanes. Al llegar la comida, nos miramos sin hablar, un momento de silencio y comenzamos a gritr haciendo el mismo sonido que los chimpancés hacen: UH UH UH!!Los pescadores que estaban en la mesa de al lado se giraron para contemplar a 6 tubabs saltando y gritando como simios alrededor de un plato de ensalada. Las sonrisas se nos salían de la cara y solo acababamos de llegar. Después de un par de semanas del viaje me cuesta imaginar comer cerdo, así que si gritamos con la ensalada¿os podéis imaginar con un lechón?Recuerdo aquella tarde con un paseo por la playa, rodeando la isla, caminando sin dirección Paula, Neus y yo, comiendo la fruta del anacardo y topándonos con las historias humanas de este país, me explico: Caminando por aquella bendita isla nos encontramos a Jambonne, francesa septuagenaria casada con su "petit senegalaise" 40 años más joven que ella. El turismo sexual está a la orden del día, el turista más joven que ví en algunos sitios tenía 60 años. Jambonne al menos era graciosa, nos recibió con los brazos abiertos con un aliento que apestaba a alcohol y alegría, bebimos con ella nos explicó su vida, sus penas y alegrías.Como decidiera venir, la inseguridad por la temporada de lluvias y sus pequeños achaques, por supuesto no tenían nada que ver con beberse una botella de Pastis al día, no... Me dió pena irme de allí, pero la buena señora ya se empezaba a repetir y la cena esperaba ya. Apenas cenamos, los chicos de la isla, nos acompañaron, atentos, amables y con ritmo!!Bailamos toda la noche al ritmo de los djembes, al lado del fuego, bebiendo vino de palma y cantando. No hay fotos, no había tiempo que perder, eliges o el recuerdo digital o la memoria. Me quedé con lo segundo, así seguimos hasta la 1 de la mañana. Nuestros ya amigos nos invitaron a ir a otra isla al día siguiente, comer lo que pescaramos, cocinarlo y seguir con la fiesta
 A la mañana siguiente pensé¿qué podía superar a cerdo/vino de palma/fiesta en la playa de manglar? La respuesta llegaba en piragua y vivía en un árbol…

10 comentarios:

  1. Xenial!!!!!!!!! estasnos poñendo os dentes largos!!!!!! Esto tenme enganchada, e como esperar o seguinte episodio de juego de tronos, jajjajajajajajaja. Un chucho forte!!!! Luisa

    ResponderEliminar
  2. Chapi: eu tamén penso q equivocaches de carreira, poideches haber aprobeitado nos libros da tua hirman....jejejej, sigue así q nos tes de asiduos.....sorte e...disfrutar.

    ResponderEliminar
  3. Nesecitas algún representante??? vou falando con algunha editorial??

    Unha aperta moi forte!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por comentarios tan positivos, aínda que tamén se agradecen críticas constructivas. Agardo poder nalgún momento cambiarlle a cor do fondo para que a lectura sexa máis agradable s e poñer pestañas para estructurar mellor algúns contidos.

    Apertas para todos!!

    ResponderEliminar
  5. Otra vez mais increible rober..

    ResponderEliminar
  6. http://www.tusrelatos.com/relatos/un-viatge-no-tan-solidari-al-senegal-un-viaje-no-tan-solidario-al-senegal

    ResponderEliminar
  7. ja ja ja, es bueno el enlace del 11 de enero, y eso que cuenta es verdad porque yo lo he visto en persona, pero hay dos clases, en zonas de playa donde el gigoló és parecido a las putas que se ofrecen en playas y otros sitios, pero otros mas discretos son guía, chofer, etc que además de eso se convierten en consolador de divorciadas cincuentonas... oeneges de esas creo que hay varias pero yo conocí en Carabanne unas chicas muy simpáticas que hacían algo de cooperación pero estaban en la ong sobre todo para disfrutar del "amor" senegalés... pero claro, ¿a qué van a viajar a Senegal un puñado de mujeres solas? es mas que evidente, todas van a por sus 20 centímetros. Si no pillan un vih y luego lo contagian no hacen mal a nadie, con su dinero pagan a sus prostitutos, igual que hacen muchos hombres --- muy buena pagina --- j. mercader

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercader, hace más de un año que estoy en Senegal, y hay turismo sexual, es cierto, lo digo en esta entrada y no me parece que sea muy bueno para el país. PERO, la gran mayoría de conservacionistas que conozco, cooperantes, viajeros, aventureros...no han tenido ninguna relación con locales. La diferencia cultural a veces es demasiado grande y además, en la mayoría de ONGs las relaciones sexuales con locales se pagan con la expulsión del proyecto. Creo que exageras un poco, no?

      Eliminar
  8. Algunas ongs establecen exigencias así, pero hay muchas y las menos estructuradas no hacen tal cosa. Entre las numerosas ongs pequeñas, las hay que compaginan actividades de cooperación más o menos serias con el puro turismo e incluso con el turismo sexual. Viajé con mi familia y con otras familias de amigos y pudimos conocer varios casos. El entorno senegalés de algunas oenegés está formado por chicos que prestan servicios sexuales a las "cooperantes" solteras, divorciadas o viudas, que no en balde son el 90 o más por ciento de los integrantes de algunas expediciones. No es una buena noticia, pero tal como lo he visto en varios lugares de Senegal lo cuento. CARIDAD. València

    ResponderEliminar
  9. Hola Caridad, gracias por tu comentario, me gusta mucho tener feedback de lo que escribo.

    En cuanto al turismo sexual, la gente que viene a África, con ONG o sin ella tiene muchas motivaciones, alguna de ellas puede ser lo que tu dices, pero no suele ser algo generalizado!No al menos lo que yo conozco...

    También me gustaría resaltar que en todo el texto escribo 2 frases relativas al turismo sexual, ni siquiera de cooperantes. En el texto hablo principalmente de lo bien recibidos que fuimos en Casamance y de lo especial que fue mu experiencia allí.

    Amigos lectores, si un amigo va a Paris y liga con una francesa, a Roma, a Oslo... a donde sea ¿Lo considerariais turismo sexual?¿Y si es en Mallorca?¿Y en Foz o en Sanxenxo?

    No os olvideis que la gente aquí puede ser pobre, en algunos casos, pero no deja de ser gente.

    ResponderEliminar